Yo cambié todo, me hice mi propio terremoto grado 10

Cambié de casa, cambié de pega, cambié mi forma de vestir, cambié mis colores.

Me empecé a maquillar, cambié el foco de mis decisiones.

Dejé de odiar a mi mamá.

Perdoné a mi papá.

Empecé a encontrarme con gente que me quiere y me ama como soy.

Me moví no solo vitalmente, sino que emocional y espiritualmente .

Y no estuvo ajeno al dolor, me costó. Pero cambié mi destino, le gané al tarot, al I ching,  y a todas las predicciones.